Hijo único: ¿un solitario y consentido perpetuo?




*Nota: En el término  "hijo único" abarca  tanto a niños y niñas.  Dicho lo anterior, que te sea de utilidad esta entrada. 


Nos guste o no cada vez es más frecuente que una pareja, o padres solteros, cuenten con un hijo único. Las razones son varias, pero no es un tema que abordaremos hoy. En lo que sí centraremos la atención es en cómo van viviendo esta digamos, "exclusividad" de atención paternal. 

Algunos de los chicos con los que trabajado son hijos únicos. Al preguntarles cómo se imaginan que cambiaría su vida al tener uno o más hermanos, sus respuestas son muy similares. A muchos les alegra la idea de tener un hermano, pero no de tiempo completo; lo quieren solo para poder desquitarse con ellos cuando estén enojados o jugarles travesuras (como les cuentan sus amigos que sí tienen hermanitos), quizá un hermano mayor para que los defiendan en el colegio; pero solo para eso, porque los hermanos mayores son "abusivos". 
Al preguntarles si además de todas esas "buenas" cosas para las cuales sirven los hermanos, no les gustaría alguien con quién compartir sus cosas: juguetes, libros, habitación, ropa, secretos, etc., pelaban los ojos seguido de un: ¡claro que no!   Pero ¡¿por qué?! repliqué, imitando los mismos ojos pelados.  Porque son mis cosas, coincidían. 

Y he aquí el tema que nos atañe, sus cosas. 

Aunque hay buenas, y no tan buenas razones para contar con un solo hijo. Es verdad que es de los temas más consultados, ya que muchos de éstos niños (y no digo que todos), al corto o largo plazo tienen actitudes de mal-crianza, resultado de la vida de consentimiento y soledad que les envuelve. Y lo que en la niñez parece ser algo "normal", es un verdadero dolor de cabeza cuando la llega la adolescencia, cuando para algunos chicos el único lazo con sus padres es el económico por todo cuanto le puedan seguir ofreciendo sus progenitores.  ¿Triste? claro que sí. 

Por fortuna esto no es una sentencia para los padres de un solo hijo, hay muchas cosas que se pueden hacer para que las cosas siempre vayan a mejor.  Tener más hijos sería una solución, pero no estamos aquí para cambiar tus elecciones. Pero es verdad que tu hijo necesita contar con un compañero fraternal. Por ello es necesario que fomentes su interacción con otros niños: primos, amigos del colegio o el lugar donde vives; a fin que empatice más con uno o dos de ellos y puede entonces comenzar a construir un lazo afectivo que vaya cultivando por mucho tiempo. Un amigo de vida es un hermano escogido, con el cual podrá aprender a: compartir, enojo y reconciliación, respeto, lealtad y solidaridad. 

Otra opción es enseñarle el arte de dar. Muchas veces el hijo único es un acumulador, quiere tantas cosas, que con el tiempo no olvida que las tiene, pero sí les ha dejado de hacer caso por largos periodos. Por ello enséñale que si quiere más tiene que hacer espacio. Hay muchas casas para niños abandonados, niños de la calle, amigos o primos que siempre estarán dispuestos a recibir con gusto los juguetes y demás cosas que tu hijo ya no utilice. Recuerdale a tu hijo que cada cosa que dé, no es un desecho que ya no quiera, sino algo bueno que le pertenece y esta dispuesto a compartir para disfrute de alguien más, cuando sienta que ya lo disfrutó suficiente. 

Tu hijo puede quitarse ése estigma de se un solitario para toda su vida, siempre y cuando le ayudes a construir lazos emocionales con amigos y parientes. Lo de consentido, bueno, ya sabemos que le vas a  consentir hasta que tenga canas, pero le puedes ayudar a que ello no le vuelve un malcriado egoísta; pues no siempre va estar mamá o papá para respaldarlo y es bueno que tenga las bases para tener una buena y sana relación con su entorno. 

Estas son apenas unas pequeñas ideas de las muchas cosas que puedes hacer por tu hijo. En ti está hacer de él un adulto que no se lamente por no tener hermanos, sino que te agradezca por lo que pusiste a su alcance para que no echara en falta la necesidad de uno. Todo depende de ti.




Lo más leído