Madre soltera ¿doble responsabilidad?




Muchas son las razones por las que una mujer puede ejercer el rol de "madre soltera", y cada una de estas razones merece un apartado en especial. No obstante, sin importar la razón, cada madre comparte con las otras algo en común: la doble responsabilidad. 

No importa cuan acompañada se pueda sentir o estar una madre soltera, la mayoría comparte la idea de que deben ser "padre" y madre para sus hijos.  Esto lógicamente la saca de su zona de confort de simplemente enfocarse en lo que le corresponde energéticamente por naturaleza.  Y por naturaleza no me refiero al hecho de ser mamá, sino de ser mujer.  

Me explico. Es posible y hasta es probable, que una mujer se convierta en madre sin el instinto maternal, lo cual no es criticable y mucho menos malo. Lo que es muy poco probable es que una madre no ejecute su fuerza femenina, no digo que no pase, lo que digo es que es poco frecuente. 
Entonces, bajo este conocimiento una mujer que se convierte en madre soltera de pronto cambia su naturaleza (energética) de recibir por la de dar con doble ración. 

Ya sé que estás pensando que una mujer en pareja, al momento de ser madre cambia igualmente su rol natural de recibir por el de dar. Y sí, es verdad.  Pero también debes saber que este dar se complementa con la participación del padre. 
En cuanto a la madre soltera, sin existir la presencia paterna, la mujer piensa consciente o inconscientemente que debe cubrir dos frentes.  ¿Se puede? 

Seguramente dirás que sí, que tú misma lo estas haciendo, que tu propia madre lo hizo o que conoces a alguien que lo esta realizando. Y es cierto, se puede. Se pueden como se dice comúnmente: "sacar adelante a los hijos". se puede "sacrificar una madre por el bien de sus retoños". Se puede, claro que se puede. 
Tan es así que a muchas mujeres les pondrían un monumento gracias a  su labor maternal: su cansancio, por sus desvelos, por su coraje, por su esfuerzo, por olvidarse de sí mismas por el bien y superación de otro ser. 

Pero _y seguramente aquí no te pareceré muy agradable_, el sacrificio maternal no debe ser del todo una prioridad, por el bien de la mujer y por el bien del o los hijos. 
¡Ojo! no estoy promoviendo la desobligación para con los hijos eh. Por el contrario estoy promoviendo la responsabilidad compartida. 

Y te lo explico mejor regresando a lo energético. Tú sabes que la fuerza primordial de tu ser es femenina, pero igualmente tienes energía masculina. Ésa energía masculina ha ayudado a muchas mujeres a lograr sus objetivos, a ser más proactivas y poder llevar a buen término su rol de padre y madre. Sin embargo, como no es la energía primordial que debes desarrollar, muchas veces la mujer va dejando de lado lo femenino por perfeccionarse en lo masculino. Consecuencia, matriarcas agobiantes y madres castrantes, con infinidad de consecuencias a corto y largo plazo.

A dónde quiero llegar con esto. Como ya te dije a la responsabilidad compartida. Y como también ya se mencionó letras arriba, las razones por las cuales una mujer ejerce la maternidad en solitario, puede deberse a muchos factores: por decisión propia, por muerte del padre, por irresponsabilidad del padre, etc.  En cualquier caso, quiero comentarte del beneficio que tiene para ti y para tu hija/o   la  existencia de una figura masculina.  Fíjate que te estoy diciendo una figura masculina y no una figura paterna. Porque no se trata de salir a buscar marido para enjaretarle un padre a un niño, pero sí de ofrecerle la oportunidad de observar una buena guía masculina.  La parte energética que te ayude a ti a aligerarte de tu expresión masculina.

Date la oportunidad de encontrar dentro de tu entorno a un hombre que sea digno de ejercer ése papel: un hermano, tu propio padre (de ser el caso), un buen amigo y por qué no una nueva pareja que no ejercerá el papel de padre pero sí como te digo de guía masculina. 

El propósito de esta "ayuda" (y lo pongo entre comillas, porque realmente la dirección,  educación,   manutención y formación emocional y espiritual es tuya), es ayudarte a mantenerte en armonía emocional. Porque si bien es cierto que una madre que lo da todo puede sentir satisfacción al final de sus días como madre; también es cierto que en un exceso de pretender  ser madre maravilla y superpoderosa, puede abrir las puertas a la frustración como mujer y a la enfermedad física. 

Mucho del interés de éste espacio, además del bien de los hijos... es el bienestar de los padres. No sirve de nada pretender crear hijos "felices" con padres: enfermos, estresados, frustrados. Ten siempre presente esto: si la madre se encuentra bien física y emocionalmente sus hijos lo heredan inmediatamente. Si pasa lo contrario, el resultado es igual a la proyección de la madre. 

Aligera tu responsabilidad, por lo menos en lo energético... que parece poco pero es muchísimo lo que puedes lograr simplemente con mantener tu centro estable. 

Y como siempre, si tienes alguna duda, comentario o quieres tener una sesión personalizada a tu caso ponte en contacto, siempre será un placer apoyarte.  Hasta la próxima. 


Lo más leído