La paz de mamá

bebe durmiendo, sábana azul, sonrisa, paz, tranquilidad, infancia feilz


¿Qué sientes cuando ves esta imagen?

En serio tómate unos segundos en conectar con ella y sentir lo que te transmite. Posiblemente te recuerde a tus propios hijos, o tal vez muy en tu interior recuerdes que alguna vez así te sentiste tú también a esa edad. 
Y si pudiéramos describir lo que esta pensando y sintiendo, ¿tú qué crees que sería?  Si somos menos científicas y más espirituales, seguramente diríamos que está recordando el cielo del cual proviene, o si somos más prácticas que está pensando en la hora de comida, pero si somos más conscientes, podemos casi asegurar que se encuentra en la seguridad de mamá.  
Sí, escribí bien, se encuentra en la seguridad de mamá  que no es lo mismo que estar soñando estar en los brazos de mamá. 
La verdad es que puede, efectivamente, estar soñando con cualquier cosa y eso tiene poca importancia; ya que lo que de verdad importa es que se siente en  unión con mamá y eso le da seguridad que se traduce en paz. 

¿Pero cómo puede ser eso posible? 
Hasta hace poco siempre se hablaba que las madres tenían una cierta unión con sus hijos, y muchas veces se creía que era fantasía de algunas mamás que presumían de poseer cierto "don" sobre otras y contar con ése contacto único que pasa entre madres e hijos. Sin embargo hoy día, la física cuántica, viene a corroborar lo que ciertas culturas iniciaticas  y algunos expertos en bioneurociencia ya expresaban, y es que las madres durante el embarazo y por lo menos hasta los 13 años de vida de un infante están mental y emocionalmente ligadas a sus hijos.  Y lo más sorprendente es que no necesitan estar pegadas a ellos, sino que bien se puede trabajar o estar en otro sitio y poder tener esa comunicación, casi telepática con ellos. 
La epigenética es otra ciencia que nos demuestra que además de la herencia y comunicación entre las células que se pasan por los genes, también hay comunicación y herencia emocional. Así que depende mucho del estado de ánimo de la madre, para que los hijos puedan manifestar de alguna manera ése estado de ánimo.  
Un hijo entonces puede no estar pegado a la madre, pero puede recibir la información de lo que ella está sintiendo. Menos mal que la telepatía no es aún de dominio público, porque hablando un poco en broma, sería muy peligroso que nuestros hijos pudieran en todo momento saber lo que pensamos. Pero la comunicación emocional, no deja de ser importante e igualmente peligrosa. 
Si nosotras estamos continuamente molestas, los hijos no es que se sientan igualmente molestos, sino que pueden sintomatizar tal emoción y llevarla por ejemplo a un malestar físico: un dolor de estómago, una gripe, o algo tan "simple"como una caída. 
Por otro lado, si la actitud es de satisfacción y alegría, los niños pueden permanecer sanos, tranquilos y en paz. 

Si esto cada día se demuestra con más ejemplos y estudios, verdaderamente tendríamos que poner 100% de atención en nuestra conducta, sabiendo que lo que sentimos repercute en los que más amamos. 
Por ahora estas demostraciones son una invitación a tratarnos bien a nosotras mismas, y estar como se dice actualmente: "presentes y conscientes" de nuestra influencia en la seguridad emocional y física de nuestros hijos. 
Podemos comprender entonces que ser una buena madre tiene que ver mucho más allá de tratar de complacerlos en todo, de trabajar arduamente para que no les falta nada material. Porque ya conociendo lo anterior, ese desgaste de ser en lo físico perfectamente buena, en lo interior podría estar desgastándonos de manera emocional que afecte a los críos. 

¿Qué haces cuando estás cansada?  generalmente buscas un momento de paz, quizá quieras ir a un spa, al salón de belleza, de compras, salir con amigas, o lo que se te ocurra. Pero sinceramente ¿cuántas veces has pensado en hacerte una  limpieza emocional?  ¡la verdad es que es lo último que nos pasa por la cabeza!  ¡¿Limpiarnos de qué?! ¿de las emociones que son el pan de cada día y no hay modo de pasar de largo?, ¡eso no se usa!

No es que no se usara ¡no sabíamos que se podía!  Hoy día hay muchas herramientas que nos sirven para hacerlos un lifting del alma, desde la clásico  psicoanálisis, hasta el reiki, meditación,yoga o la que a a mí en lo personal me parece de lo más efectiva en cuanto a liberar emociones: código de la emoción y bioneuroemoción. 

De verdad, puedo decir que es increíble que tratándose una bien, pueda llegar ése bien de manera casi inmediata o inmediata (en ciertos casos) a los seres que dependen no solo de lo material sino emocional de nosotros. ¡Una maravilla al alcance de la mano!
Y lo que más me gusta de compartirte estas letras, es que no te estoy "vendiendo" la típica idea de la madres sufridora y abnegada que tiene que renunciar a sí  misma para considerarse buena madre, sino que para ser buena madre TIENES que ver por ti.  

Sé buena madre siendo buena contigo, por ti por tu familia y aunque no lo creas también por la sociedad. ¡Cuídate, ámate y déjate ayudar por los que saben! 
Para cualquier duda o comentario ponte en contacto, crezcamos juntas como una maravillosa comunidad.






Lo más leído