¿Qué saben tus hijos sobre el abuso sexual?

padre madre abrazando a sus hijos



A todos los padres les causa cierto escalofrío hablar de sexo con sus hijos. Le dan vueltas en la cabeza de cuándo será el mejor momento para hacerlo: ¿cuándo tengan "edad suficiente"?, o ¿cuándo ellos pregunten?  Y ¿qué se les debe decir? porque si se les dice demasiado ¿les puede aflorar el deseo?  

Pero, ¿qué es sexo para lo padres?  

Muy pocas veces coincide la idea de sexo cuando se piensa con la pareja que cuando se piensa en los hijos. Pues no se habla en los mismos términos con los adultos que con los niños.  Los padres pensamos que los hijos están muy lejos de la sexualidad, que deben pasar 20 años mínimo para que esa idea ronde por sus cabezas. Pero lo cierto es que  la sexualidad se manifiesta en sus vidas desde muy temprana edad, aunque no tengan la misma concepción de sexo que los adultos.  Y es precisamente por esto que entre más temprano se les inculque la verdad sobre su sexualidad de una mejor manera podrán experimentarla.

La sexualidad no solo se trata de placer y procreación, se trata de integridad.  Cuando los padres piensen en hablar con sus hijos sobre sexo, no lo deberían de hacer desde la idea del placer y la procreación, sino como ya dijimos de la integridad de su o sus hijos.  

Lamentablemente al día de hoy, aún ocurre el abuso sexual a menores de edad. Su integridad se ve afectada por individuos sin escrúpulos que sacian su placer a costa de la integridad de un menor. Y es precisamente por estos hechos que cada vez debemos afrontar el echo de hablar con nuestros pequeños. 

He escuchado a muchos padres decir que para eso está la escuela, que ahí les enseñan todo. A veces me da la impresión que este tipo de padres tienen miedo a ejercer su paternidad y le dejan la responsabilidad a otros. A ver, aunque cada vez tratan de ser más abiertos en los colegios, lo cierto es que aún hablan del tema en términos técnicos: embarazo, enfermedades.  Pocas veces se abarca el tema desde el ámbito emocional, y bueno, la verdad es que los colegios no están obligados a ello, para ello, existen los padres. 
Sin embargo hay padres que piensan que porque no hablen de algo, no existe. Y por eso los medios de comunicación se han involucrado cada día más en sacar campañas publicitarias sobre el abuso sexual en menores. Con un lenguaje que en un tiempo limitado de exposición, si el menor no ha tenido previo conocimiento de ello, le deja más confundido que con conocimiento.  Otra vez, tampoco es responsabilidad de los medios la orientación sexual de los hijos, sino de ¿quién?  de los padres

Entonces ¿cuándo hablar?

En mi opinión, desde que los niños tengan la capacidad de comunicarse.  Hablar de integridad hacia su persona debe de ser un punto primordial en la educación de los niños, el respeto hacia su cuerpo y el cuidado que debe tener sobre él.  Por qué es adecuado aprender a poner límites en cuanto a la interacción corporal con otros. Y reconocer sobre todo la inteligencia de sus sensaciones. 
Aunque por sí mismos los niños aprender a reconocer las experiencias físicas que les de placer desde que son aún bebés, lo cierto es que igualmente saben sentir cuando un agente externo esta sobre-pasando los límites.  

Lamentablemente la mayoría de los abusos sexuales provienen de personar muy ligadas al círculo familiar: tíos, primos, abuelos... incluso padres. Es en este punto donde debemos poner mayor atención, pues fácilmente podrían ser convencidos de que lo que sucede no es un abuso sexual, sino una expresión más de afecto y "que es normal".  Enseñarles a reconocer las sensaciones y la intención de ellas es primordial a la hora de empoderarlos en el cuidado de su cuerpo.

Hay zonas del cuerpo que no es adecuado que alguien te toque en privado.

Socialmente enseñamos a los niños a dar besos y abrazos a familiares y amigos. Repito, socialmente nos encanta quedar bien con los demás, pero no respetamos lo que los niños quieren.  Si un niño no quiere besar a nadie, no le insistas, si no quiere dar abrazos no le obligues, incluso si se trata de tíos o abuelos.  Esa es una forma de enseñarles respeto por sus deseos y sensaciones. Esto no quiere decir que si no gusta de dar demostraciones de afecto sea porque lo están hostigando, no, se trata simplemente de ir respetando sus sensaciones, puede un niño muy fácilmente después sentir ganas de demostrar afecto sin que se le obligue a ello. 

Así que en ocasiones hay abrazos que están bien y besos que están bien, siempre y cuando el infante se sienta cómodo haciéndolo.  Cuando les permitimos expresarse libremente podemos inculcarle también confianza hacia nosotros, podemos decirles que así como hay veces que les incomoda un abrazo, nadie puede obligarle a dejarse tocar partes de su cuerpo que son íntimas, e incluso no tan íntimas. Si no les gusta que les tomen de la mano, que les acaricien la espalda, las piernas... ¡no lo deben permitir!   Así ellos tampoco interferir en la privacidad de otros. 
Porque así como en la casa hay un baño, donde nadie más entra cuando alguien está ahí en su intimidad, en el cuerpo hay zonas que nadie se puede atribuir el permiso de tocar sin el permiso del dueño. 

Confianza

El abuso infantil ha proliferado por la simple falta de confianza.  Es increíble y triste aceptar esto. Hay muchos padres que prefieren hacerse de la vista gorda ante una denuncia de esta clase por parte de sus hijos, simplemente para "no crear problemas". Es posible que no creen problemas, pero están destruyendo la integridad de sus hijos. La desvalorización que un infante puede sentir al ver que a sus padres no les importa lo que le sucede es sin ayuda, irreversible. 

Y nunca me cansaré de repetir esto: la obligación de los padres es la de formar seres humanos emocionalmente sanos y exitosos.  No se tienen hijos para que los demás vengan a abusar de ellos o disminuirlos en su esencia. Existen para ser amados  y formados para mejorar la sociedad y por ende a la humanidad misma. 

 ¿Hablamos claro?

Entonces como decíamos antes, hay que comenzar a orientarlos en su poder personal desde que tienen capacidad de entendernos y comunicarse claramente con nosotros. No se necesitan palabras rebuscadas, con palabras simples el niño comprende.  Obviamente conforme va creciendo y la necesidad de información sea otra, hay que ir agregando conocimiento.  
Jamás hay que dar por sentado que lo chicos a cierta edad ya lo saben todo, porque no es así. Y si saben algo, hay que corroborar que sea conocimiento verdadero y no falsa información que les confunda o les haga tomar decisiones erróneas. 

Si no has hablado con tus hijos, aprovecha estas campañas que están en los medios en lo horarios  y la programación televisiva que ellos ven. Pregúntales si tienen dudas de lo que ven y escuchan, observa los contenidos web que observan. Mantente en atención a todo lo que le involucre. 

Cree en tus hijos

Si alguna vez te ha mentido tu hijo en algo importante, no lo clasifiques como mentiroso o mentirosa. Mejor sana la causa que provocó esa mentira, pero no por un error dejes de creer en tus hijos. No le quites valor a lo que te dice y observa sus reacciones, sus actitudes, su comportamiento en general para ver si no hay algo diferente que te indique que algo anda mal.  Siempre será mejor actuar en consecuencia, aunque se creen algunos problemas, que formar a un niño resentido y desvalorizado simplemente porque decidiste cerrar oídos y ojos a sus demandas.  


Comunidad 

Habla con las mamás de los amigos de tus hijos, intercambien opiniones del abuso  infantil. Creen una red de información que les permita a sus hijos tener medios para expresar cualquier posible abuso. Sobre todo es necesario que compartan conceptos base que sean de entendimiento en su comunidad. A veces un chico recibe demasiada información que quiere compartir con otros compañeros, y es posible que a las otras madres y padres no les parezca que un amigo "le meta ideas a sus hijos". Por eso, si hay comunicación entre un grupo de padres cuyos hijos interactuan habitualmente, todos puedan manejar información para el bien común. 

Si tienes algún comentario o duda, por favor llena el formulario de contacto. Será un placer interactuar contigo. 


Lo más leído