Benditos abuelos

lectura cuadros lentes sonrisas leer



¡Ay los abuelos, tan llenos de experiencia y tan desperdiciados muchas veces!



      Ellos vivían bastante lejos y tenían una vida ocupada, pocas veces mi padres tenían la oportunidad de llevarnos con ellos, pero como les digo, en las muy contadas ocasiones que los vi, me enseñaron mucho y me ayudaron a sanar muchas cosas con el paso del tiempo. 
En la actualidad es más frecuente que los abuelos estén cerca de los nietos, muchas veces los padres piden ayuda a los suyos para "cuidar" de sus hijos, y uso las comillas no porque crea que los abuelos no son excelentes para el cuidado de sus nietos, sino porque se ha hecho costumbre de los padres prohibir que los abuelos tenga algún tipo de autoridad sobre sus hijos. De alguna manera hay un miedo interno de los padres de hoy, a que sus padres traten de hacer con sus pequeños lo mismo que hicieron con ellos... pero ¿realmente hicieron un mal trabajo los abuelos como padres?  
La respuesta es un asunto muy personal de cada hijo, pero la verdad es que ningún abuelo es con los nietos como lo fue con sus propios hijos. El paso del tiempo no sirve solamente para sacar canas, arrugas  y algún tipo de malestar físico; en la mayoría de las veces sirve para hacer a las personas mucho más sabías, pacientes y conscientes.   
Yo lo veo con mis padres, son infinitamente diferentes como abuelos que como papás. A veces creo que una nueva alma se les ha introducido, porque de verdad lo digo, no son las mismas personas en cuanto a la interacción con los niños. Son muy pacientes a la hora del alimento, tienen un tono para hablar a los niños ¡que parece que están en estado zen todo el tiempo!, y vamos no reaccionan con enojo a la primera como cuando eran más jóvenes. Sí, son otras personas. 

Son tan diferentes a lo que conocimos como hijos, que muchos padres hoy día sienten celos de sus hijos por cómo son tratados, a diferencia de ¡cómo fuimos tratados!  Da verdaderamente la impresión de que quieren más a sus nietos que a sus hijos... pero la verdad es que la única diferencia es que ahora ya saben como amar.  Ellos mismos lo dicen: "ya no tenemos la misma presión en cuanto a la educación  de antes, ya no nos estresamos por el sustento, por mantenerlos sanos, por responsabilizarnos de sus vidas... solo tenemos tiempo para amar".  

Tener tiempo para amar parece cosa muy sencilla pero lo es todo. Cuando yo era niña, mis abuelas (cada una por su lado y en su tiempo), hacían cosas por mí que muchas veces mi madre no podía. Y francamente lo que más me gustaba era hablar con ellas, eran un baúl de historias y conocimiento intelectual y práctico, que ahora lamento no haberlo aprovechado al máximo.  De mi abuela materna aprendí el arte del tejido, que en su momento creí no me serviría de nada,  pero ahora veo que me sirvió para compartir tiempo de calidad invaluable con mi abuela, y que tarde o temprano me serviría como terapia de relajación y atención.  Mi abuela paterna me enseño a quererme, a tratarme con respeto y a respetar a los demás; no tuvo tiempo de transmitirme sus conocimientos ancestrales del temazcal y uso de medicina herbolaría; murió relativamente joven, pero fue sin duda una gran mujer, madre y abuela. 

Ambas me transmitieron su amor a su manera, y me dejaron grandes enseñanzas.  Mis padres no comprenden como es que tengo tan buenos recuerdos si casi no conviví con ellas, y con los abuelos menos.  
Mis padres por ejemplo tiene la fortuna de ser abuelos casi de tiempo completo. No tienen la obligación de cuidar, sino el privilegio de amar.  

¿Cómo conviven tus hijos con sus abuelos?   No pretendo decirte cómo debe ser, pero me gustaría que tomaras en cuenta que son una parte importante en sus vidas. 
A menudo veo como padres utilizan a los abuelos para "cuidar" a los nietos, pero tienen prohibido llamarles la atención y muchas veces son irrespetados por los nietos y padres. He visto enfermar a abuelitos por el estrés que les provoca la interacción con sus nietos y sus propios hijos, en esos casos he recomendado que los abuelos se nieguen a hacerse responsable de hijos que no son suyos, a menos a que exista un total cambio de actitud para con ellos.  Y es que no se trata de abusar y hacerlos responsables de una obligación que es propia de los padres. Por que hay que tener muy claro que una cosa es la convivencia, el cuidado, la ayuda ... y otra muy distinta la obligación. 
Si no enseñamos a los hijos a respetar y conocer a los abuelos, estamos privándolos de un gran aporte emocional e intelectual a sus vidas.  Muchas veces como padres se cree que los abuelos son solo buenos para "mirar que los hijos estén bien", pero que no tienen nada nuevo y bueno que aportar. Los hijos entonces comienzan a ver a los abuelos y a los adultos mayores como personas que no tienen importancia, que son aburridos, torpes con la modernidad y con un aspecto físico al cual no se imaginan llegar.

La verdad es que los abuelos pueden aportar todo lo contrario, pueden ser divertidos y con historias fantásticas.  Muchas veces se les dice: "no les cuentes tal o cual cosa a tus nietos porque los aburres", caray ¡no!, conocer la historia de los abuelos tiene gran importancia, se conoce la historia de la familia, sus logros, los niños pueden saber de dónde les viene tal gusto o porque no les gusta tal cosa. ¡La comida de las abuelas es lo máximo de lo máximo! y ustedes bien saben que siempre están deseosas de compartir su talento culinario.  

¿Entonces es bueno que corrijan a tus hijos? 
En mi opinión, los abuelos tienen todo el derecho de corregir a sus nietos, sobre todo cuando éstos visitan sus casas. Los niños deben saber que en la casa de sus abuelos hay reglas que hay que cumplir, que da perfectamente igual si en casa de sus padres se les permite hacer tal o cual cosa, en casa de sus abuelos es distinto.  
Si los abuelos viven en la misma casa se debe tomar en cuenta si es casa de los abuelos o es casa de los padres. Y no es que exista diferencia a la hora de respetarlos como adultos que son, sino que de vivir los abuelos con sus hijos, quizá ellos deban respetar que los padres les permiten a sus hijos, por ejemplo, comer mirando la tv. Entonces esa es una regla de la casa que ellos deben respetar. Si la casa es de los abuelos, pues ni modo papás, lo que los abuelos digan como reglas, así debe ser. 

Lo cierto es que en la actualidad contar con la ayuda de los abuelos es una bendición y como tal debemos corresponder con ellos. 
Debemos fomentar actividades que tanto nietos como abuelos disfruten; la lectura es un buen medio de unión entre generaciones, juegos de mesa, paseos en familia.  Es obligación como padres hacer de la figura de los abuelos algo más que la típica idea de cabecitas blancas y personas aburridas. ¡Créame cuando les digo que los abuelos de hoy lo que menos quieren es ser considerados inútiles!  

Si tus hijos todavía cuentan con sus abuelos, deja a tus padres ser y enseñarles a tus hijos quiénes son.  Aunque ahora dudes de la relevancia que existe en una sana y respetuosa relación entre ellos, te aseguro que el día de mañana tus hijos estarán super agradecidos de haber convivido con sus abuelos. 
Tú estás en la etapa del estrés por el sustento, en la preocupación de educarlos de la mejor manera. Tus padres ya pasaron por eso, ya saben lo que es adecuado, están listos para orientar con amor, con sabiduría y con paciencia... y tus hijos lo valen. 



Con imagen de Kate Mangostark 

Lo más leído