Educación de los hijos ¿modificando su futuro?

coche infantil niño


"Hacer con soltura lo que es difícil a los demás, he ahí la señal del talento; hacer lo que es imposible al talento, he ahí el signo del genio"

Henry F. Amiel 



A todos nos gusta la idea de que nuestros hijos tengan un talento natural que sea la llave de su éxito en su vida adulta.  Desde pequeños, queremos que aprendan esto y aquello, para que descubran su talento.  Pero, si por alguna razón descubrimos que se apasionan por algo no entra dentro de nuestro estándar de cosas de prestigio, nos entra pánico de pensar que puedan convertir en alguien "de bajo perfil".

Ahora mismo,  ¿qué te gustaría que fuera tu hijo/a de mayor?  Seguramente, si en tu familia existen profesionistas en diferentes ramas profesionales, te gustaría que formara parte del clan de  abogados, médicos, ingenieros, arquitectos o  artistas (pero de pantalla grande, de los que "sí ganan dinero"); o de alguna otra profesión no aplicada en la familia, pero que sí le garantice un futuro prometedor.    ¡Y claro, faltaba más! que madre o padre no querría lo mejor para sus hijos, incluso que su vida fuese mejor que la de ellos mismos, ¡todos! 
Eso querían también nuestros padres para nosotros, y sus padres de ellos, y los padres de los padres de ellos... pero no todos terminamos siendo lo que los padres querían, algunos sí, otros mejor aún, y otros más, muy lejos de lo que ellos pensaban.  

Si todos hubiéran hecho caso a sus padres, el mundo estaría lleno de puro médico, sarcedotes y abogados. Pero ¿de qué serviría un mundo así?.  Es cierto, todos habrían cumplido las expectativas de sus antecesores, pero, tener un título no les aseguraría el éxito: la competencia sería mucha, y todos serían realmente buenos en lo suyo. Francamente, sería un horror.

Afortunadamente, cada ser humano tiene un talento, que si se le descubre a tiempo y se le moldea, puede convertirlo en un verdadero genio en lo que esta destinado a ser.  Claro, tampoco se trata de luchar por conseguir que nuestros hijos sean genios, pero sí lograr que lo que hagan los haga feliz.  ¡¿Solo feliz?!  ¡sí!  
Parecerá una idea conformista, pero la historia demuestra que quien hace tu trabajo feliz, consigue con facilidad su sustento.  Por otro lado, quien quiere ganar más teniendo un trabajo que le fastidia, pierde lo que gana. 

No  se trata de no querer lo mejor para tus hijos, sino de hacer que lo que hagan los haga los mejores. 

La imagen que ilustra esta nota, sería muy linda para ser un infante... ¿te imaginarías a tu hijo/a siendo un mecánico en su futuro?   Seguramente dirás que no, que está muy bien como juego, pero que esperas que tenga una gran oficina y muchos subalternos a su cargo.  Las madres de sus futuros subalternos, ahora mismo están pensando lo mismo, y si todos tuviesen subalternos... ¿quién haría el trabajo?
Hay subalternos de los cuales depende toda una empresa, sin ello, por más jefe que haya en una gran oficina, no se mueve nada. Enseña a tu hijo a desarrollar su talento, para que en cualquier área de su vida donde se desenvuelva sea indispensable, único, valorado
Lo mismo sea el gran dueño de una mega empresa, que el mecánico de la esquina, debe lograr hacer la gran diferencia.  
No esta realmente en tus manos manifestar un futuro, puedes influenciarlo, amenazar con la pérdida de la herencia si no sigue los pasos de la familia, pero no le harás feliz. Enseña a que hagan lo que gusten con calidad y verás que tendrán una vida exitosa.

Obviamente lo que haga a los 5, no será lo que haga a los 30, pero puedes ir desarrollando las aptitudes que florezcan con más fuerza en su ser. Cuando le toque decidir, recordará que siempre le has apoyado, impulsado y creído en él o ella, sabrá entonces que lo que elija será lo mejor, porque sabe que esta hecho para eso. 

  

Lo más leído