Sonríe: Bebé a bordo

esperando bebé regalo sonrisa mujer mamá



"Felicidades, está usted embarazada"
¿Recuerdas cuando el ginecólogo te dio esta noticia?, o ¿cuándo viste el resultado de la prueba de embarazo?,  ¿Cómo te sentiste?

Feliz!", es la respuesta más común que dan todas las madres cuando se les pregunta por ello.  Pero si somos sinceras, no todas las mujeres se sientes especialmente felices cuando saben que están embarazadas, ya que depende mucho del contexto que estén viviendo para poder decir con toda honestidad que la noticia les cayó perfecto. 
Osea, seamos realistas, si todas las madres estuvieran fascinadas con el embarazo, ¿por qué habrían tantos problemas emocionales en la sociedad infantil,  me estoy viendo optimista... ¿¡porque habría tanto problema emocional en toda la humanidad!?

Afortunadamente cada vez la ciencia comprueba lo que la metafísica en su momento ya decía: "todos los problemas emocionales de los seres humanos se gestan en el útero de la madre" (bueno para no hacer sentir mal a las mamás, digamos que  quizá no todos, pero sí la gran mayoría).  La verdad es que cuando una sabe esto, es como un bofetón con mano helada: ¿cómo es posible que a las mamacitas lindas y todo amor, se les responsabilice de los males del mundo... o bueno de sus hijos? ¡Pues sí!

¿Pero qué, cómo, cuándo y por qué?, te preguntarás. Pues resulta, que además de alimentar al feto con todo lo que se come, también se le alimenta o se le desnutre con todo lo que se piensa y se siente. Y tiene su lógica, si pensamos que la mamá es el único medio que tiene un bebé para percibir el mundo exterior.  ¡Tómala!, sí, una gran responsabilidad ¿no?   Pero lejos de ponernos paranoicas, hay que ponernos atentas; porque una vez que una sabe esto, no puede seguir llevando un embarazo igual.

Ahora volvamos al momento de: "está usted embarazada".  Totalmente válido si sentiste una punzada de angustia por saberlo, y felicidades si sentiste alegría de inmediato.  En ambos casos, el camino a seguir es el mismo: procurar llevar un embarazo alegre; y ojo, alegre no es lo mismo que feliz. Ya estás feliz por ti, porque vas a ser madre, porque igual te gusta ver a tu pareja orgulloso de que van a ser papás, etc. Pero estar alegre no es por ti, ni para nadie más que para tu hijo/a que llevas en tus entrañas.  ¿Notas la diferencia?

Lo mejor que puedes hacer por ti y por tu bebé es alejarte de cualquier situación que te cause estrés. Francamente lo ideal sería que durante nueve meses vivieras en un estado y lugar optimo, que te mantuviera con una alegría constante, no solo tendrías un parto estupendo, sino que habrías ofrecido las suficiente vitaminas y reservas emocionales a tu nene.  Ya sé que eso es una oportunidad que se les presenta a pocas mujeres durante la preñez y no está al alcance de cualquiera, pero lo que sí está al alcance de quién lo quiera llevar a cabo es la decisión de dominar sus emociones.  

Digamos que el ambiente de la gestación está marcado por: escasez de dinero, por pocas horas de descanso porque tienes que trabajar, por soledad porque el padre anda ausente, por malestar físico y emocional de las causas que sean.  Lo más lógico es que vivas un embarazo de angustia. Pero aquí no importa la lógica sino el ser que viene al mundo, tu hijo/a.
Si sabes que por cada pensamiento y emoción de tristeza, angustia y estrés; le estás drenando "vida" de calidad a tu bebé para su futuro, seguramente harás todo lo posible por cambiar, sino la situación, por lo menos la emoción. 

Acudir a terapia, meditar, hacer ejercicio, escuchar música alegre y relajante, ver contenido gracioso, cantar; son algunas de las cosas que pueden cambiar radicalmente tu estado de animo y ayudar en el alimento emocional a tu peque, y de paso te ayudas a ti.  

Ahora que tienes esta información, ¿no te dan ganas de hacer las cosas diferentes?, seguramente esa personita que se está formando dentro de ti, te agradece no solamente esta lectura, sino tus ganas de que la experiencia de ambos durante este período sea saludablemente fabulosa. Disfruta tu embarazo al máximo, eres el ser ideal para formar futuros hombres y mujeres sanos, con buenas bases emocionales desde sus primeras semanas de vida.  Tú misma notarás la diferencia en la mirada de tu bebé, en su alegría de vivir que le durará toda su existencia.

¡Ahora vive un embarazo alegre, tú lo mereces y la criatura hermosa que crece dentro de ti también!




Ilustración: Claudia Balasoiu



Lo más leído