Cómo hacer que no caduque el amor

recién casados bailando



¿Recuerdas ése momento trascendental en tu vida cuando dijiste: ¡Sí acepto!?  
Y de verdad te estoy invitando a que recuerdes ésa escena y vuelvas a revivirla. ¿Cómo te sientes?, y no digo ahora, ¿cómo te sientes en ése momento que estás diciendo: acepto
La mayoría de las personas responde en automático que estaban felices, emocionadas, llenas de ilusión. Entonces la pregunta siguiente es ¿estas consciente de lo que significa decir un "si acepto"? o te pareció que decirlo era lo más lógico y te salio por inercia. 
A estás alturas, después de uno o varios años de matrimonio, con la cabeza fría, con la idea más exacta de lo que es la convivencia 24/7 con otra persona, ¿sigues aceptando (con felicidad, emoción e ilusión)  el juramento que hiciste? 

¡Auch! ¿no?  

Si, yo sé, a veces la otra parte no ayuda demasiado, pero la verdad es que la mayoría de las veces ya no estamos tan comprometidas (os) con lo que creímos iba a ser un felices por siempre. 
Y aunque hay toda una serie de teorías sobre la duración del enamoramiento, y eso en lugar de motivar, realmente solo propicia una resignación a que lo que una vez se tuvo no volverá a ser  "porque la relación madura", lo cierto es que si se sabe jugar el juego del amor eso resulta ser todo lo contrario. 
¡Sí, hay una esperanza para ser un felices por siempre!, pero esto no es un cuento de hadas, es la vida, y en la vida no se dan las cosas porque sí, se necesita un deseo de que sucedan y una inteligencia para materializarlas, en donde la varita mágica no esta en ninguna hada madrina despistada, sino en tu mano. 

¿Y cuál es la base de ésa varita? El compromiso.
Pero no te espantes. Partamos del punto de que si te casaste es porque hubo un momento en que no le tuviste miedo al compromiso. Igual y te movió una ilusión, el deseo de una mega fiesta, una idea de "por lo menos intentarlo", pero para todo eso hubo antes un compromiso a querer crear una vida con otra persona que tenía en primer instancia una visión parecida a la tuya: ser felices. 

Si el miedo a lo desconocido junto a otra persona completamente distinta a ti, no te detuvo, créeme que lo que sigue es mucho, pero por  mucho más fácil. ¿Por qué? pues porque ahora ya se conocen más que lo que decían conocerse cuando se aventuraron a una vida juntos. Ahora perfectamente conoces los defectos del otro, las cosas que no coinciden con las tuyas, lo eres capaz o no de hacer y tolerar por el bien común. 
Ya sabes lo que se dice: información es poder. 

Y sí, ahora existe el poder de comprometerte con aquello que parece no tener una buena estructura, pues ya no estás en la ilusión sino en la práctica. Y el nuevo compromiso es ¿acepto yo con todo lo que soy (sin engañar y engañarme) ser el socio o socia de mi pareja para conseguir desarrollarnos en todos los aspectos de la vida?
Para responder esto no mires la situación actual, sino lo que pueden llegar a hacer. Ahora ya se conocen lo suficiente para saber que aptitudes de ambos son el mejor abono para la relación y cual de ellos es la plaga. ¿Tú pareja tiene potencial?, y la pregunta del millón: ¿tú tienes el potencial?


Y sin conocerlos puedo decir que sí, porque están juntos y sobre todo porque estás leyendo esto. Interesarte en mantener el amor en tu relación demuestra el gran potencial que ves en ustedes dos. Claro que a veces hay sus bajones, pero la mayoría del tiempo la flama debe estar alta. ¿Qué cómo estoy tan segura? porque el título de esta nota es: cómo hacer que no caduque el amor, y no "¿se puede recuperar el amor?.  Lo primero expresa que hay algo, y lo segundo denota carencia... si ya se siente carencia, es asunto aparte.

Entonces volvemos al compromiso. Compromiso a ¿qué?. A crecer. 

Ejemplo: cuando alguien te deja a tu cuidado algo, y ése algo resulta ser de gran valor para el otro, pones todo tu empeño en mantenerlo en buen estado y si te es posible hacerle algunas mejoras. Supongamos que te prestan un auto, pero te lo dejan algo sucio, si tienes un poco de iniciativa lo lavarás, quizá hasta lo pulas y le llenes el tanque. ¿Por qué? porque quieres demostrar que eres digna(o) de confianza. Y alguien que demuestra ser confiable tiene las puertas abiertas para todo. 
Así es tu relación, una oportunidad para ser confiable, pero no para el otro sino para ti misma(o). Tu relación es tu boleto al crecimiento personal y que mejor que ir de la mano de aquella persona a quien amas. 
Si puedes ver que tu relación de pareja es un compromiso para tu bienestar personal ¿no le pondrías todo el empeño para no reprobar esta asignatura? 

Si puedes captar la idea, seguramente te inspirarás para no hacerla monótona o como un requisito (sin propósito) en tu vida. Si captas la idea, sabrás que es el requisito para tu propósito de vida, repito tú propósito de vida; que va mucho más allá de simplemente unirte con otro, tener hijos y envejecer. No, tu relación es la oportunidad de crecer como persona, de mejorar tus puntos fuertes y transformar los que no lo son tanto. 
Entendiendo esto, difícilmente dejarás una oportunidad para que tu relación caduque, todo lo contrario, cuidarás de tu fuente de energía, y serás plenamente feliz... día a día 

Lo más leído