Madre e Hija: el beneficio de ser confidentes

mujeres risas y secretos

"Hay secretos que matan y confidencias que dan vida"
J. Méndez 


Un dicho muy representativo de mi madre de un tiempo para acá es : "mi pecho no es bodega". Y sí, voy a confesar que en un momento pensé que lo decía porque le empezaba a tomar el gusto al chisme, o que llevaba tantos años escuchando a tantas personas que su "bodega" tenía la enorme necesidad de vaciarse de todo lo que no le pertenecía. Pero no, o si y no; a ver si me explico. 

Hay una teoría común y es que "cuando el alumno esta listo el maestro aparece", bueno eso es verdad, aunque no siempre las cosas las reconocemos así.  En el caso de mi madre y yo, diremos que cuando mi consciencia estaba "lista" sus labios también. 
Un día comenzó a contarme toda su vida, cosas que de niña no me había contado y eso que siempre he sido bastante curiosa con relación a la historia familiar. Conozco muchos aspectos de la vida hasta de mis bisabuelos, pero muchas cosas que me parecían con ciertos vacíos vinieron a complementarse cuando escuché la vida de mamá.  No solamente  entendí porque ella es como es, sino que hasta pude conocer mejor toda una serie de acontecimientos de mi familia en conjunto. 
Muchas de las cosas que nos molestan o que hacemos y "no sabemos por qué" tienen su origen en los asuntos no dichos en el seno familiar. Pero la el subconsciente es lo  bastante hábil como para guiarnos a eventos, procesos y experiencias que nos hagan buscar el origen de los efectos.  
Por ejemplo, es muy común ver que las hijas repiten las historias de sus madres ya sea en el mismo lado de la balanza o con inclinación opuesta. Una mujer que se ha sentido victima por su pareja, pudo no haberlo proyectado frente a su hija, pero se percibe por debajo de las apariencias. Entonces lo más probable es que una de dicha hija escoja (sin saber por qué) el mismo tiempo de hombres que la haga sentir víctima. O por el contrario, puede mentalizarse en ser ella quien sea "verdugo" de un hombre que se sienta constantemente herido por su forma de ser. La reacción última podría decirse que es todo lo contrario de la madre, y que esta chica ha superado el asunto. Pero lo cierto es que es parte del mismo proceso, lo ideal sería que no se sienta y mucho menos haga sentir a alguien desvalorizado, sino que encuentre el equilibrio de una relación. 

Y seguramente estas pensando: "este tipo de historias no son secretos, se saben, se ve".  Pero por más increíble que te parezca la mayoría de la infelicidad esta escondida por vergüenza, más que por temor. Lo cierto es que todos queremos tener y sobre todo demostrar que tenemos una familia ideal, sobre todos nos esforzamos mucho en aparentar en lo que se ve, en lo material que nadie puede decirnos que no existe. Pero en lo sutil se esconde mucha infelicidad. 
Conozco parejas de más de 30 años de casados que en la superficie son la pareja ideal, pero que en lo oculto están destrozados. Por fortuna, un día uno de los dos decide que no pueden terminar sus vidas juntos así, que tienen la oportunidad de renovar lo pasado por una experiencia totalmente nueva. Las estadísticas dicen que uno de cada cinco matrimonios que deciden transformarse lo logran. ¿Y cómo es eso posible? sacando secretos a la luz.  
Son en su mayoría las mujeres las que apuestan por un cambio, de ahí la importancia de ahorrarles a las hijas el recorrido de madres, abuelas y bisabuelas en sus vidas. A este punto ya te habrás dado cuenta que ser confidente de tu hija, va mucho más allá de saber sus gustos, de hablar sobre el chico que le gusta y conocer sus secretos. La verdad no esta en lo que ella pueda contarte, sino en lo que tú quieras decirle de ti.  
Muchas veces nos recatamos en nuestras experiencias por temor al qué dirán, y sobre todo por temor al juicio de los hijos. Pero si tú no eres capaz de mostrarte tal cual eres con ellos cómo esperas crear un vinculo real. 

Yo por ejemplo muchos años pensé que mi madre era excesivamente critica ("por maldad"), pero la verdad es que ella fue educada así. Sus padres esperaban mucho de ella, tanto que aunque no era la mayor tenía  más responsabilidades que el resto de sus hermanos, lo que la hizo madura a la fuerza y no por consecuencia de experiencias y tiempo.  
Por mi parte, desde que era muy pequeñita tenía la necesidad de hacerme cargo de todo y todos, lógicamente al ser muy niña y no conseguir cumplir con mis expectativas me frustraba muchísimo.  Muchos años después cuando comprendí el desde dónde y por qué mi madre era tan perfeccionista, entendí que estaba bien relajarse y vivir sin tanta presión. Tanto que la incité a hacer lo mismo y ahora es una mujer que disfruta muchísimo más de la vida. 

¿Entonces qué le debo contar a mi hija?  Todo.  Y no trates de adornar las historias ni ocultar detalles, déjate conocer para que ella se conozca. Hacer esto realmente tiene sus beneficios, no solamente te vas a relajar y dejar de crear una persona que no eres con el fin de mantener un estatus frente a sus ojos, sino que al comunicarte con ella estarás liberando peso muerto que no vale resguardar por vergüenza, por protección o temor. Claro, tendrás que ser muy inteligente a la hora de ir contando pasajes de tu vida, no es lo mismo lo que le puedes contar a una niña de 8 que a una de 17 o de 25 años. 
Otro beneficio es el de crear un lazo de confianza, cuando tu hija vea que no eres una mujer que busca enmarcar su rol de madre, sino que eres una persona abierta al fracaso, sufrimiento y errores; ella podrá confiar en ti para pedirte consejo sobre algún tema en su vida. Al fin y al cabo ¿no es eso lo que tanto quieres?,¿poder guiarla en base a tu conocimiento y experiencia?  
Eso vas a poder lograrlo en la medida que ella también vea que tú no eres toda perfección y que te crees saberlo todo solo por ser mayor y ser su madre, sino porque has tenido circunstancias que  te han enseñado, y solo la que ha pasado el examen puede referirse a buenos resultados. 

Así que esta es una buena época para ir soltándote de a poco, creando lazos e interés por quien eres además de una madre que todo lo puede y todo lo sabe. Te aseguro que el resultado será grandioso, pero te advierto eso sí que el proceso puede resultar astilloso, Por eso si hay temas que crees que no puedes afrontar, no estás sola, aquí siempre tienes una mano dispuesta a apoyarte.  


Con imagen de @pressfoto 

Lo más leído