Hombre y padre exitoso

padre apuntando éxito

"Para obtener éxito en el mundo, hay que parecer loco y ser sabio"
Montesquieu 


Cuántas veces has escuchado que para tener éxito hay que trabajar muy duro, y ahí estás trabajando horas extras, padeciendo insomnio tratando de idear más y mejores ideas que te lleven a conseguir más dinero que se transforme en éxito y reconocimiento, pero, parece que nada funciona. Algo debes estar haciendo mal te repites, pues en lugar de obtener satisfacción, cada día te sientes más cansado y las necesidades de tu hogar parecen no terminar nunca; por si fuera poco las peleas con tu pareja te dejan cada día más exhausto, lo que finalmente te quita toda posible intención de pasar tiempo con tus hijos. Claro, en ocasiones sí que ganas dinero y te hace sentir muy bien contigo mismo, pero lo que se dice exitoso, no te sientes del todo. 
A pesar de que tratas de convencerte de que "no todo se puede tener en la vida", y te satisface el hecho de trabajar duro para ganar más, en lo más profundo de ti sabes que el éxito no es un asunto a medias. Ser exitoso más allá de generar grandes sumas de dinero: es tener la vida económica que quieres, con la vida afectiva que mereces, la salud que necesitas y tranquilidad de mantener todo eso actuando en armonía en tu vida. 

Los que convencieron a toda una generación de generar horas extras de trabajo para conseguir más dinero, omitieron el hecho de que entre más ausencia de la vida familiar, más caos en los negocios
Decir que no hay que malgastar tiempo en actos que no producen ingresos porque el "tiempo es oro" es de las ideologías más tatuadas en la mente del hombre que quiere ser triunfador. Y de cierta forma tiene cierta lógica en la psique masculina, pues el varón necesita reforzar su poderío físico e intelectual por encima del emocional. Por lo que muchas veces omite el hecho de que para alcanzar un gran logro se necesita del hemisferio que proporciona la semilla del logro, que es la imaginación y la emoción. Y no me dejarás mentir que todo eso que anhelan les produce una sensación de deseo y lo tienen fijo en la mente, imaginando la forma de conquistarlo
La esposa, el auto, los hijos, la casa, el negocio, las vacaciones, la tranquilidad... el éxito, pasa primero como una imagen y una emoción que potencia las ganas que generan el esfuerzo para conseguirlo. Da perfectamente igual si es algo material o emocional, todo se crea primero en el hemisferio de la imaginación para llevarlo a cabo en el hemisferio de la materialización.  

El éxito es para los locos.  

La locura no está en trabajar más horas al día para dar más a una familia que cada vez esta más ausente en lo emocional. El éxito esta en administrar eficientemente la emoción. Y la emoción es para aquellos locos creativos que saben invertirse en lo medios adecuados para crear la energía necesaria para manifestar éxito en todas las áreas de su vida. 
¿Recuerdas el deseo  que te provocaba pensar en darle una vida estable a tu familia?, te aseguro que es muy diferente a la sensación de obligación que provoca cubrir sus necesidades.  Obligatoriamente puedes trabajar más, sacrificar tiempo de convivencia con tu pareja e hijos, y puede que al principio vayas por ello como un pura sangre dispuesto a ganar, pero con el paso del tiempo se transforma en una frustración, y la razón es muy sencilla: ya no conoces a tu familia.  Y cómo podrías hacerlo, si pasas más tiempo fuera de casa que en relación con ellos.  Y se sabe muy bien qué pasa cuando se cree que la familia no tiene nada que ofrecernos más que problemas y gastos. Pones tú atención en otra parte y todo se desmorona, crees que no sabes por qué, y los culpas a ellos. 

Que te llamen loco

¿Qué pasaría si de pronto cambias el esquema?  Imagina que eres un tipo con una manguera  inagotable de agua y frente a ti  está tu BMW, y claro tu primer instinto es lavarlo y tenerlo impecable, al fin y al cabo es tu medio de transporte y te da cierta imagen. ¿Pero  invertirías toda el agua para solo en tener brillante un auto? ¡pero claro que no!, tienes un rancho que precisa de abastecimiento para tu huerto, tu ganado y una alberca.  Ahora digamos que el agua es tu energía, tu pasión, tus ganas de éxito. Esta muy bien que inviertas tu talento en tu negocio o trabajo, pero, ¿por qué privar a todo lo demás de ti?  
La mayoría de los hombres de la vieja escuela seguramente seguirán defendiendo la idea de "echar toda el agua en la buena pinta del BMW", pero los hombres realmente exitosos te dirán es un grave error invertir en sólo un área que forma la empresa de tu vida. 
¡Perder tiempo con la familia es una pérdida de dinero!, ¡el amor no los mantendrá! piensan los cuerdos. Pero los locos piensan diferente
Los locos te van a decir que es precisamente la inyección de la familia lo que te da energía y creatividad para triunfar en cualquier empresa. Y aquí esta el secreto del éxito: "Debes querer cuidar a tu Reina" 

Sé sabio.

La reina en el ajedrez es la pieza más importante, en tu tablero de vida, tu pareja es la clave de tu éxito. Mantén a tu pareja feliz y tendrás la vasija perfecta para recibir y recibir prosperidad, tenla descontenta y podrás tener algunos picos de triunfo pero tendrás muchos problemas para mantenerlo. Pero para que logres esto, no debes hacerlo por obligación, sino por devoción. Tienes que sentir placer en hacerte feliz siendo feliz con tu esposa. Y esto no se trata de cuánta fuerza física tengas, o cuanta vitalidad intelectual poseas. Se trata de que tan sabio seas emocionalmente. Lo que no lleva a otro apartado: los hijos. 
Tus hijos necesitan de ti, tanto como tú de ellos. Si tu pareja ya es importante, los hijos son la joya de la corona. 
Anteriormente mencionamos que deja de ser placentero ser productivo para una familia que casi ya no conoces por falta de tiempo. Ahora imagina tener plena consciencia de quienes son esas personas que amas y que estas formando. Emocionalmente tus ganas se potencian y el equilibrio de inversión de ti, te da base para triunfar en todo aspecto de tu vida. Tú no solo quieres éxito, quieres reconocimiento, pero si estas ausente no hay a quien rendirle honor. Hazte presente en tu entorno y reconoce igualmente con honores a tu pareja e hijos, ellos no están ahí solamente para recibir de ti, están ahí para darte la fuerza para triunfar. Si te parece que lo que te estoy diciendo son palabras banas, ponte 40 días a prueba, anda no pierdes nada y tienes mucho que ganar. Cuando tengas las ganas y sientas el verdadero éxito fluir por todo tu ser, vendrás por más y querrás saber qué más puedes hacer invirtiendote sabiamente en tu vida... ¿aceptas el reto? 


Con imagen de Luis Molinero 

Recibe en tu e-mail todas las novedades

PFHS no manda spam ¡Es una promesa!

Lo más leído