Pascua y la espiritualidad familiar

espiritualidad familiar en pascua

"El Señor es Uno, y Uno es su Nombre"
Deuteronomio 6:1


Cada año en el mundo católico (cristiano) se conmemora la Semana Santa en honor a Jesucristo, maestro hebreo que dejó un gran legado en cuando a la espiritualidad y crecimiento del hombre, más allá de la fisicalidad de este mundo. 
Aunque muchas personas viven este acontecimiento con tristeza, la verdad es que es un momento de profunda alegría, porque más allá de muerte y sufrimiento, estamos celebrando la vida. 

Para comprender esto, debemos recordar que la pascua no solamente es cristiana, sino y primeramente judía. Jesús celebró durante su vida la pascua hebrea, y lo que hoy conocemos como la "última cena" fue precisamente la conmemoración de la salida de Egipto del pueblo de Israel. Así que la pascua es un festejo histórico para el pueblo judío que fueron liberados de la esclavitud y opresión para ser libres, y es igualmente para el resto de los creyentes monoteístas una festividad simbólica de liberación de nuestros propios pensamientos egoístas que nos hacen esclavos de la mentira. 

Lo que se conoce en el cristianismo como "nuevo pacto", no es más que ir un pasó más allá de la tradición hebrea, es decir: ser libres en el mundo material para ascender a un mundo espiritual. Lo que nos hace seres completos en lo físico y espiritual

La imagen de un cristo crucificado, es sin duda un impacto emocional para muchas personas, pero no debemos olvidar que el propio Jesús hablo de destruir el templo (cuerpo) y reconstruirlo en tres días (resucitar, resurgir del maltrato físico).  Entonces ¿de qué nos habla la pascua? de la unificación. Primero hay que liberarnos de nuestro propio verdugo que es el ego, destruir y descrear nuestro falso concepto de nosotros mismos y resucitarnos a partir de la esencia de quién realmente somos. Solo así conseguimos ser uno con el Único, que es la Creación

Vivir la espiritualidad desde una consciencia más amplia, tanto en lo personal, como conyugal y familiar, nos abre nuevas posibilidades de experimentar una vida plena y completa. La espiritualidad es cercana a la religión, pero no se necesita ser religioso para ser espiritual y abrirse a un conocimiento que esta ahí para ser explorado y experimentado. 
Así que esta temporada, además de darse un espacio de relajación y diversión familiar, es bueno conversar en pareja y familia sobre los conceptos en los que creemos y sobre todo en lo que queremos inculcar como base de interés en nuestros hijos en su vida espiritual. 

Una forma divertida de abordar el tema es lo relacionado a los huevos de pascua, decorarlos y comentar sobre su significado. El renacer
La lectura de textos sagrados también es muy recomendable. Y aunque la pascua judía realmente comienza el 30 de Marzo, darnos la oportunidad de conocer más sobre el éxodo, y sobre los evangelios tanto canónicos como apócrifos; nos abrirá una nueva perspectiva para comentar sobre ello, sobre todo comentar aquello que nos parece que nos invita a nuestra propia renovación, y hacerlo sobre todo sin juicio y si con muchas ganas de absorber el mensaje positivo de aquellos que han experimentado el crecimiento del alma y han dejado testimonio de ello.

Entonces, celebremos la libertad y el renacer; la unificación posible de nuestro verdadero ser que proviene de ser Uno, con nosotros mismos, con nuestra pareja, con nuestra familia, con la humanidad y con el Universo entero. 

¡Muy felices pascuas!

Con Imagen de: Valeria Aksakova
Texto de: Jacklyn Méndez 


Lo más leído