Vacaciones: una oportunidad para la convivencia en familia

Padres felices con hijos sanos



Llegando la primavera inmediatamente, en muchos países, tenemos  la oportunidad de aprovechar una temporada vacacional.  Y aunque venimos a casi nada de tener fiestas de fin de año de invierno, nada como aprovechar el sol que nos brinda más motivación y alegría. 

Ahora, vamos a ser bien sinceros mis queridos padres de familia, muchas veces adoramos la llegada de vacaciones porque podemos descansar del ajetreo que provoca el dejar y recoger a los chicos del colegio, porque por mucho que adoremos a los hijos, la responsabilidad de su educación puede resultar estresante sobre todo cuando además del las labores del hogar se tienen labores profesionales. Por lo que realmente resulta fabuloso aprovechar la entrada de la primavera para recargarnos en lo individual y lo familiar. 

Sabemos que para muchas familias resulta un verdadero tormento la planificación de una salida fuera del ambiente del hogar, ya que muchas veces en lugar de un buen descanso, se retorna a la vida cotidiana más cansados que antes. Por eso es muy importante saber qué es lo que queremos y esperamos de unas vacaciones

Es imprescindible tomar en cuenta los gustos y las necesidades de los miembros de la familia, por lo que buscar un sitio que nos proporcione la oportunidad de realizar diferentes actividades es de suma importancia. Ahora bien, son muy diferentes las vacaciones intermedias en las actividades del año, como las de fin de temporada (verano).  Por lo que nuestra recomendación para esta temporada es buscar mayor relajación en lugar de actividades de mayor esfuerzo físico.  Aprovechar que la mayoría de las personas apuestan por las playas, no deja libre para descubrir y disfrutar un sin número de sitios alternos que nos pueden traer diversión y relajación, todo depende claro de nuestra creatividad a la hora de vivir la experiencia.

Bosques, selvas, sierras, pueblos mágicos son unas verdaderas y extraordinarias alternativas a las ya saturadas playas. Además resultan atractivas durante la época de pascua cristiana y judía, porque además de que ofrecen actividades de diversión, ofrecen (si queremos) un ambiente para la introspección y atención espiritual. 
Eso sí, siempre busca un sitio que te ofrezca el servicio de "nanas", porque por lo menos un día de la vacaciones deberás ofrecer tiempo a tu bienestar personal y de pareja

Si te es posible disfruta de un baño en temazcal o bien una buena sesión de masaje en el spa más cercano, existen paquetes para familias y pareja que te aseguro disfrutarán y lo agradecerás a la hora de volver a las actividades del día a día. Otra de las cosas que se deben hacer es dedicar un día especial a lo que quieran hacer los miembros más pequeños de la familia. Sí, yo sé que a veces nos parece que ya no estamos para hacer ciertas cosas que creemos que ya son aburridas para nosotros, o que nos sentimos ridículos si las volvemos a hacer; pero la verdad es que no hay nada más relajante que dejarse llevar por la inocencia y apapachar (consentir) a nuestro propio niño interior, que esta cansado/a de la cosas serias de "mayores" y pide a gritos que le des oportunidad de salir sin pena o prejuicio. 

Muchas de las cosas a las que no damos tanta importancia pero es de las cosas más fabulosas en las vacaciones, es la comida. Abrirse a probar cosas nuevas es abrirse a conocer la cultura de una región.  Así que a probar sin temor lo que la región produce y a interactuar con los lugareños que siempre un mejor conocimiento de la zona y lo que ellos reconocen como los mejores sitios a conocer.

Finalmente no te olvides de lo más importante, contacto con la naturaleza y con tu familia. Conversar sobre lo que ha parecido el día, y darse un momento de mirar juntos la puesta del sol, es de lo más relajante que te puedes imaginar, y es lo más barato que vas a encontrar.  ¡Así que a planear días de relajación y abrirse a la nueva energía del año!





Con imagen de: bearfotos
Texto: Jacklyn Méndez


Lo más leído