El poder de mamá

madre e hija sentadas en sillas felices

"SER MADRE es una de las mayores responsabilidades que hay en el mundo"

Osho 

Con frecuencia se habla de cómo la maternidad le cambia la vida a una mujer, pero muy pocas veces se dice cómo le cambia la vida a un ser humano, dependiendo de la clase de madre que le haya tocado. 

"Hay tanta gente en los divanes de los psicoanalistas, y hay tanta gente loca en los manicomios y fuera de los manicomios.
Si profundizas en la neurosis de la humanidad, siempre encontrarás a la madre, porque hay tantas mujeres que quieren ser madres pero no saben cómo serlo. En cuanto la relación entre la madre y el niño va mal, la vida entera del niño va mal, porque ese  es su primer contacto con el mundo, su primera relación. Todo lo demás estará en continuidad con ello. Y si el primer paso va mal, la vida entera va mal...
Osho fue muy contundente al exponer  la importancia de la sana relación entre madres e hijos. Quizá fue un tanto tajante en mencionar que: "si el primer paso va mal, la vida entera va mal", aunque claro, esto puede ser y ha sido así cuando la ignorancia ha prevalecido en las relaciones familiares, pero hoy día existen muchas herramientas además del psicoanálisis que con un buen trabajo permiten sanar, corregir y transformar ése error en una vida completamente diferente.

El extraordinario poder energético que tiene una madre para con sus hijos no es un secreto, tal vez no existe un mejor ejemplo sobre el sexto sentido, que el existente en las madres. Pero tal influencia no queda ahí, la palabra también juega un rol importante en las relaciones madre e hijos, que incluso (aunque parezca difícil de creer) aquellas relaciones donde no existe mucho afecto de por medio, la palabra de una madre decretada a sus hijos es una sentencia con un 99% de efectividad. 
La bendición de una madre es la llave de oro para el éxito de sus hijos, pero igualmente una maldición (aunque sea inconsciente), es el ataúd de los sueños  de sus vástagos. 

Aunque pueda parecer un ejemplo muy tonto, es un ejemplo fácil de reconocer: 
Dos niños juegan en el parque, una de las madres le dice a su hijo: "bájate de ahí que te vas a caer". Mientras la otra dice: "diviértete con cuidado".  
Al cabo de un rato, el primer niño viene a su madre llorando porque se ha caído, y ante tal pronóstico la madre con un poco de orgullo menciona tajante: "te lo dije" 
Por su parte el otro niño regrese a su madre extasiado de haberse divertido y demostrar que sabe cuidarse.   

¿Qué diferencia hay entre las dos madres? Sin duda ambas quieren a sus hijos, pero los protegen de maneras distintas. Una es totalmente inconsciente del poder que tiene su energía y palabra y hace un decreto inverso a lo que quiere conseguir. La segunda sabe que puede proteger a su pequeño con tan solo dirigir la emoción y frase adecuada.  Y así sucede con cuestiones más relevantes, como el decretarle a un hijo éxito y al otro fracaso. 

Otros temas relacionados a esto son: los económicos, amorosos, profesionales y de salud. Muchas veces sin darse cuenta se siembran ideas limitantes en las psiquis de los niños y jóvenes, que les marcan su futuro presente y futuro como adultos; creando dificultades en algún área de su vida. 

¿Y cómo se puede utilizar mejor el poder de ser mamá?  Tomando consciencia de él. No importa si eres una madre joven,  o mayor, puedes transformar el mundo de tus hija/os. Para ello se necesitas reconocer que eres parte activa y vibrante de sus experiencias, que quizá tú misma hayas tenido una madre tóxica consciente o inconsciente, pero que todo ello puede revertirse.  

Ahora que sabes un poco más sobre tu poder ¿estás dispuesta a transformar la vida de tus hijos? 

Recuerda que para mayor información, consultas y comentarios, puedes ponerte en contacto vía redes sociales o enviando un mensaje directo desde la web. 








Texto: Jacklyn Méndez
Motivadora familiar
Imagen: Libre 

Lo más leído