El amor que podemos enseñar a nuestros hijos, no se basa en que sigan nuestros pasos e ideas, por el contrario, debemos enseñarles a crear sus propias vidas a partir de la desactivación de patrones mentales y emocionales heredados de generación en generación.  
Para ello es importante como padres ofrecernos igualmente esa posibilidad a partir de la desintegración de los programas de nuestros padres y abuelos.  



Lo más leído