Padres divorciados y el derecho a la convivencia de los hijos



Decía el psicólogo Luis Rojas Marcos: "el divorcio es un camino hacia la felicidad".  Y sin duda alguna en muchos aspectos para la pareja es la mejor opción tras un matrimonio fallido.  Sin embargo, la felicidad del divorcio no radica en un borrón y cuanta nueva caminando sin mirar atrás, bueno, no al menos cuando hay hijos de por medio. 

Cuando hay hijos de por medio las cosas cambian, pues hay que pensar en la creación de una nueva vida familiar para su desarrollo.  Y la felicidad puede venir, siempre que vaya de la mano de la organización, comunicación y compromiso de ambos padres.
Y aunque es factible que exista una separación en armonía y con buena disposición, siempre es bueno contar con la ayuda y orientación de un profesional en la materia civil, para llevar a cabo convenios que sean favorables para el bienestar de los menores.  

Por eso, y atendiendo a dudas de padres de nuestra comunidad, se realizó una entrevista al  Abogado litigante en materia penal y familiar, el Lic. Saúl Hernández Martínez sobre el derecho a la convivencia de hijos y padres. Y esto fue lo que nos respondió.

1.- Cuando hay separación amigable por ambas partes ¿es necesario fijar ante un juez, fechas y horarios para convivencia padres e hijos?

R:   Sí, es una de las cláusulas indispensables en todo convenio donde estén de por medio convivencias con los menores. No debemos olvidar que si bien estas convivencias son un derecho de los progenitores, también es un derecho principalmente de las y los niños. Y tienen la obligación de cumplir con los horarios fijados para las convivencias, de lo contrario se pueden reducir o incluso perder estas convivencias. 

2.- En caso contrario, cuando existe una disputa entre ambos ex cónyuges, y la madre o padre toma revancha impidiendo que la otra parte vea a sus hijos, ¿qué puede hacer el padre impedido?

R:  Cuando hay oposición injustificada para desarrollar las convivencias, de parte del papá o la mamá, la parte afectada puede acusar ante el juez de lo familiar que conoce del caso para que esta autoridad se asegure del cumplimiento, como ya lo mencione, hay sanciones para quien trate de impedir estas convivencias.

3.- ¿En qué casos un padre o una madre, pierde el derecho sobre sus hijos?

R:   Los casos pueden ser el maltrato hacia los menores, físico o psicológico, abuso sexual o abandono y falta de interés de convivir con los hijos. Cuando se encuentre en uno de estos supuestos, la parte interesada debe de iniciar una demanda de pérdida de custodia o, patria potestad, ofrecer pruebas suficientes del motivo de la demanda y el juez resolverá de acuerdo a esto.

4.- Se conoce popularmente que, tras un divorcio, la madre tiene preferencia para adquirir la patria potestad de los menores. ¿Esto es siempre así?, y ¿en qué casos un padre la podría obtener a pesar de que la madre sea apta para formar a los hijos?

R:   No, actualmente lo que se procura son los derechos de la niñez, lo que se conoce como: Interés superior de la niñez.  Hay casos donde se comprueba que los menores de edad están mejor con el padre de ellos, pero eso lo tendrá que determinar la autoridad, como Juez Familiar, DIF, o Fiscalía especializada según sea el caso. Los casos más comunes son el maltrato hacia los menores  físico o psicológico, abuso sexual o abandono y falta de interés de convivir con los hijos.

5.- Después de un divorcio lo más importante es el bienestar de los hijos, ¿es posible tomar en cuenta la opinión y el deseo de ellos, para escoger con qué padre vivir?    Y si es así ¿a partir de qué edad se les considera aptos emocionalmente para elegir?

R:   Si, se les puede tomar la opinión a los menores si desean seguir o no viviendo o conviviendo con su padre o su madre, pero esto no significa que ellos tomaran la decisión. Además esta opinión, debe de recaer la de un psicólogo en materia infantil para ver los motivos de los menores y las causas. Con esto y con las pruebas aportadas por la parte interesada, el juez deberá resolver si modifica los horarios de convivencia o cambio de custodia. La edad en la que se les puede tomar la opinión, varía en cada estado de acuerdo a su código civil o de familia, pero van desde los 7 años hasta los 11 años en algunos estados.

6.- Lamentablemente el matrimonio no es garantía de “amor eterno” entre la pareja, y lo mas habitual tras un divorcio, es que uno que de los dos forme una nueva familia, y así poco a poco se vaya olvidando de los hijos del matrimonio anterior.

Ante esta situación, si bien, el amor no es un sentimiento al que se pueda obligar, ¿existe una ley o iniciativa que garantice la atención y necesidades emocionales, además de lo material de hijos de divorciados?

R:   No existe una Ley en específico, el amor al tratarse de un sentimiento humano es bastante subjetivo, pero como ya lo mencionaba, el interés superior del menor, y otros tratados Internacionales sobre los derechos de la niñez, si son bien fundamentados, puede obligar a las autoridades a velar por el bienestar y lo que le otorgue mayor protección a las y los niños cuando exista el temor que se estén violentando sus derechos, y eso incluye su estabilidad emocional, psicológica e intelectual.


Agradecemos al Lic. Saúl Hernández Martínez por su colaboración y recomendamos a nuestra comunidad de padres, en caso de tener más dudas  sobre las obligaciones y derechos sobre este tema, soliciten asesoramiento legal en su ciudad, pues algunas circunstancias podrían variar de zona o país.

Para asesoramiento legal en México, pueden contactar:

Despacho Porter Abogados Qro. 
Lic. Saúl Hernández Martínez 
Abogado litigante en materia penal
Familiar
Derechos Humanos 
Amparo 
📱Cel. 4428114882
💻Correo electrónico: saulhernandezmx@hotmail.com



Imagen: rawpixel
PFHS






Lo más leído